jueves, 3 de junio de 2010

Obsequios


Tema: Mayores, envejecimiento activo.

Fecha: 23 de Marzo.
Esta tercera exposición trata el tema del envejecimiento, del momento en que una persona llega a la edad de jubilación, ¿Y ahora qué? Una nueva etapa comienza para todos ellos, y para todos nosotros en un futuro. Debemos ser conscientes de la situación actual en la sociedad, me refiero a los estigmas y estereotipos adheridos a este colectivo, y que es nuestra intención y deber como profesionales eliminar.

En la exposición se presentan los conceptos, qué entendemos por persona mayor, distintos recursos dirigidos al colectivo; como novedad destacada la práctica de tai chi o shi kung, ejercicios que pudimos practicar al finalizar la clase y a través de una dinámica las funciones y rol que debe adoptar el educador social con el fin de fomentar este envejecimiento activo.

Respecto a la dinámica, concreto dos ideas acerca de las labores del educador:

- Propiciar que las personas mayores se conviertan en protagonistas de su desarrollo, en definitiva de su vida.
- Crear espacios de participación.

Pudimos ver representado las distintas actitudes que se pueden tomar ante una demanda o detección de necesidad de una persona mayor de actividad, evidentemente, entre la pasiva, activa o aquel que se limita a ofrecer un recurso existente sin más, debemos fomentar una actitud activa, de búsqueda de oferta, adaptaciones a la persona en concreto, fomento de la autonomía, etc.

A continuación tuvo lugar una intervención de varias personas en edad de jubilación que compartieron sus ideas y experiencia. Os participantes fueron:

- Daniel (artista)
- Mª Ángeles (profesora de primaria)
- Ramón (sociólogo)
- Nelly (profesora de secundaria)
- Manolo (trabajador de banca)

De entre todas las aportaciones de nuestros invitados, cito a mi parecer las ideas más destacadas que pueden llevarnos a reflexionar y entender esta manera activa de vivir.

- Envejeces por el físico, se ve, pero el interior está vivo.
- No se envejece igual si eres hombre o mujer.
- Mentalmente se encuentran igual, la diferencia es que ya no pertenecen al mundo laboral.
- La vejez no existe.
- Todo es relativo, nada tiene etiqueta.
- Como ciudadanos debemos diferenciar la vejez desde una perspectiva biológica y desde una perspectiva cronológica, es decir, como construcción cultural.

Ciertamente comparto la idea de que el envejecimiento depende de la actitud, no tanto de la edad cronológica, defiendo el valor de una persona mayor, en experiencia y en capacidades, las mismas o no, unas u otras, pero capacidades al fin y al cabo.

Los compañeros encargados del tema ese día, tras finalizar la intervención de los invitados formaron un grupo de debate con roles determinados, como mayor machista, cura, mayor activo, representantes de partidos políticos, etc., en el cual se pudieron escuchar ricas aportaciones y sus respectivas contestaciones que nos ayudaron a reflexionar aun más acerca de la necesidad de cambio de mentalidad, de actitud y de óptica con la que miramos en numerosas ocasiones a los mayores, personas que sufren únicamente el paso del tiempo, exactamente el mismo “problema” que todos los demás miembros de la sociedad, “problema” que debe transformarse en ventaja, en aprovechamiento.

Para finalizar expongo varias ideas breves como conclusión al tema, espero sean de provecho y poco a poco estas gotitas de agua se conviertan en olas que nos empujen al cambio y mejora:

- Creer
- Espacio
- Aprender a enseñar
- Comunicación
- Afecto
- Empatía
- No uniformidad
- Implicación política
- No obligación, si elección

Hay que añadir vida a los años, no años a la vida. (OMS)

No hay comentarios:

Publicar un comentario